50 años de Woodstock, la historia de un evento mítico.

Ye! Que pasa por ahí? En esta ocasión me gustaría compartir con vosotros una visión actual, realista y poco objetiva sobre Woodstock, lo que representó y la actualidad sobre lo festivales de rock. Es un tema de da para mucho y no me dedicare a banalizar lo bonito que se presenta todo si no a como se vive desde dentro, desde los montadores hasta los músicos y por su puesto los asistentes.

Este artículo no es objetivo, es para roqueros.

Podéis escribir “Woodstock” en el buscador y encontrareis todo tipo de informaciones magnificando el evento incluso con documentales y películas. Lo cierto es, que no se inventó nada, pero si surgió algo. Un par de roqueros se les paso por la cabeza llevar a las bandas del momento a su zona como cualquier festival del momento, contando con cubrir los gastos cobrando entrada y vendiendo comida y bebida. Se pusieron en marcha y eligieron a las bandas y artistas que más les molaban, pero cuando lo presentaros a las autoridades del pueblo de Woodstock lo rechazaron.

Algo tan antiguo y tan actual. El aforo que se esperaba, unas 6000 personas, de “ese” estigmatizado público y de ese tipo de bandas no era del gusto de los vecinos ni de la policía del lugar. Algo tan antiguo y tan actual llevo a estos rocanrolers, no se sabe si por mosqueo, insistencia, visión o casualidad a coincidir con el propietario de una granja (240 hectáreas) a las afueras en el condado de Sullivan, que le enrollo la idea. Tal cual pasa hoy en día, al ser en un terreno privado, el proyecto continúa.

Todo esto sucede en el marco de la guerra imperialista contra Vietnam

y la corriente de rechazo hacia la misma de la sociedad civil, mas notoriamente en la juventud. Eran llamados a filas y censuraban las acciones pacifistas, artistas como John Lennon con una posición clara eran llevados a los tribunales

Comienzan a llamar a las bandas, algunos de sus preferidos se quedan fuera, tienen mucho cache, las fechas ocupadas o pasan de tocar en una granja. También hay bandas que se apuntan viendo las que si están confirmadas. Algo tan antiguo y tan actual, ¡eso sí!  sin redes sociales, sin móviles ni portátiles. Acaban formando un cartel de más de 30 bandas, ya que tienen el sitio, deciden celebrar el evento hasta el domingo y empiezan a vender entradas anticipadas, siendo el 15 de agosto de 1969 la fecha que se recordara hasta los anales del rock.

Foto del primer woodstock hace 50 años.

En resumidas cuentas montaron un escenario “grandote” de tablones y cuatro andamios, dos para el equipo de sonido y otros dos para montar unos cañones de luz y algún foco, una baya de tablones al mas puro estilo granjero y poco más. lo disparatado de todo esto y donde comienza el mito es que acuden al evento entre 400.000 y 500.000 personas! Esta es la historia. Medio millón de personas, que como hoy en dia pasaría, fue una liada enorme. Los servicios estaban hipersaturados en todos los sentidos, comer cagar, dormir, morir. Las autoridades competentes tuvieron que adaptarse a la situación. Se habla de que los puestos de comida duplicaron los precios y algunos acabaron asaltados, los asistentes construyeron “chozas” para descansar creando “la zona de acampada” y evidentemente un aparcamiento enorme de vehículos.

Lo cierto es, que no se inventó nada pero si surgió algo.

Surgió un macro festival en todos sus aspectos, la corriente de asistentes que algunos medios catalogan de hippie por el mensaje revolucionario y reivindicativo que porta el rock y su gente, también en el contexto del rechazo a la guerra en Vietnam en ese momento, sobretodo de la gente joven y la censura de muchos artistas, celebridades y activistas del momento por estos temas como John Lennon. La gente portaba símbolos de paz, flores y cualquier tipo de atuendo contestatario. Surgió una comuna de tal índole que sembró este precedente histórico, La peña compartía lo que tenían y disfrutaban de la música de The Who, Santana, Jimmy Hendrix, que toco el mitico himno yankie desafinado ,etc…

Dormían tranquilamente donde se podían acomodar, bebían del pozo y bailaban sin complejos. Muchos se tiraban del granero a una montaña de heno, otros follaban en los prados, hubo nacimientos inesperados y hasta murieron tres personas. Fue tal la cantidad de gente que acudió que fue incontable, desbordo todos los servicios existentes, colapsaron las carreteras y la gente empezó a abandonar los vehículos, algunos artistas tuvieron que ir en helicóptero. Después de cincuenta años recordamos este evento como un acto de desobediencia y digna muestra del poder popular y del rock n roll. Hoy en día es difícil pensar en algo así donde en la mayoría de los casos la cultura la dirige el interés, la ley mordaza amenaza y los mass media reproducen el desinterés y la mansedumbre, pero no nos olvidemos, Cualquier noche puede salir el sol!

 

50 años de Woodstock: luces y sombras de los festivales